detectives y familiares desaparecidos

 

¿Es fácil localizar a un familiar?
¿Es fácil localizar a un familiar?

Qué los encargos en los despachos de detectives privados cambian con los tiempos, es una realidad incontestable. En realidad, cambian como cambian en cualquier otra profesión. Desaparecen servicios que se realizaban con frecuencia, aparecen otros nuevos, y algunos cambian en su forma de proceder, pero su esencia permanece en la necesidad social de forma inalterable.

      ¿Es difícil localizar una persona?

Las localizaciones de personas son uno de esos servicios, y de hecho,  aparecen por nuestro despacho nuevos casos de forma constante: ya sea por motivos familiares, económicos, o tan variados como puedan serlo los clientes, la necesidad de ubicar un domicilio debido a la notificación de un proceso judicial, el reclamo de una deuda pendiente o un motivo familiar, permanece y permanecerá a lo largo de los tiempos.  ¿Puede conseguirse? Sí. ¿Es fácil? depende. ¿Cuanto costará? ….

Lo cierto es que si en hay una ocasión en la que el detective puede quedarse sin respuesta, es esta. ¿Cómo saber cuanto puede costar algo que no se sabe cuanto tiempo y medios hay que invertir? No es un argumento comercial: es que podemos adelantarnos al futuro. Podremos hacer una previsión, pero no servirá más que de forma orientativa, por que una vez iniciada la localización esta toma vida propia.

No quiere decir esto que sea más cara de lo estimado inicialmente. Igual es al contrario. Los detectives no tenemos acceso a bases de datos oficiales, por lo que se descarta desde un inicio es el obtener la dirección de una forma oficial: Sí tenemos, sin embargo, el conocimiento y la experiencia laboral para saber dónde buscar, y en consecuencia donde encontrar, y en efecto, esa es la clave. Saber dónde y cómo buscar.

         “Sí, pero cuanto me va a costar?”,

vuelve a insistir el cliente. Pues no lo sabemos, insistimos otra vez.  Si nuestras búsquedas iniciales dan su fruto, la localización puede resultar mucho más económica de lo que se presumía. Quizás sea al contrario: las pistas falsas conducen a un callejón sin salida y todo se complica. Depende de usted, estimado cliente, valorar si la contratación de unos servicios profesionales vale la pena o no. Se trata de comparar inversión y posibilidades.  Pero la mayor parte de las veces, vale la pena intentarlo.

  Los ejemplos de éxito en las localizaciones son frecuentes

detectives y familiares desaparecidos
detectives y familiares desaparecidos

y queda a juicio del lector valorar qué inversión estaría dispuesto afrontar: En cierta ocasión, contrató nuestros servicios una persona desde un país del norte de Europa, buscando a su abuelo a quien no conocía. Su abuela había tenido una relación con un joven mallorquín de quien quedó embarazada, sin que este lo supiera nunca. Todo lo que conocía de él era un nombre completo, aunque muy genérico, y una fotografía de los años 50. Tras meses de arduo trabajo, localizamos al abuelo, a su familia mallorquina… y a otra rama de la familia en su mismo país, a menos de veinte kilómetros de su domicilio.  Durante décadas, habían convivido muy cerca de quienes eran sus primos/sobrinos/hermanos, sin saberlo…   Fuera cual fuera el coste que nuestro cliente tuvo que asumir… valió la pena.

 

You must be logged in to post a comment.